Marketing de Influencers

La gran paradoja del siglo XXI

¿Alguna vez te has preguntado porque el auge de los influencers? Vivimos en los tiempos de mayor consumo tecnológico en la historia, nuestra búsqueda por desconectamos de la realidad es constante y siempre estamos en miras de emular experiencias y sensaciones reales con artilugios digitales. Empresas tecnológicas invierten millones de dólares en desarrollar productos que nos permitan disfrutar sensaciones diversas y todo desde la comodidad de nuestro hogar.

Si bien es cierto que el hecho de estar conectados al mundo digital de manera continua se ha vuelto parte inherente de nuestro día a día por las facilidades y las ventajas que este nos brinda, también es cierto que nuestra necesidad de empatizar con otras personas, sentir cercanía y formar parte de una comunidad, se hace presente en nuestros hábitos de consumo y en cada una de nuestras decisiones de compra. Por tal razón el marketing tradicional ha tenido que reinventarse y adecuarse a nuestros nuevos modelos de referencia.

Anteriormente, el consumo de televisión, radio y revistas era elevado, y nuestros ídolos eran celebridades. Para las marcas era sencillo firmar contratos con las estrellas de programas de mayor rating y hacer campañas publicitarias masivas promocionando un producto, inversiones millonarias que lograban captar la atención de su público objetivo, apelando a su instinto superacional.

Hoy por hoy, los consumidores somos mucho más críticos, estamos más informados, y somos más susceptibles a creerle a un igual sobre una experiencia con una marca o producto que reaccionar a una campaña publicitaria en medios tradicionales, pues estamos cansados de exageraciones y falsas promesas.

Esta realidad ha propiciado y sostiene una rama estratégica del mercadeo y la publicidad: El marketing de Influencers, que muchos tachan de intrascendente, efímero e irracional; sin embargo, es un negocio millonario, que se prevé para el año 2020 mueva más de US$10,000,000,000 en inversión a nivel mundial.

Empresas que anteriormente se mostraban renuentes al cambio, se han visto en la necesidad de recurrir a esta estrategia, ya que está comprobado que actualmente es la manera más eficiente y eficaz de generar reacciones que incentiven a los consumidores a realizar compras de algún producto o servicio y por tanto, la inversión en este tipo de marketing refleja un retorno visible.

El perfil del Influencer

El influencer es un experto en un tema, que ha creado una comunidad de usuarios interesados en su área de conocimiento. Crear un vínculo de confianza y credibilidad con sus seguidores, a través de su cercanía, naturalidad, espontaneidad y honestidad, es uno de sus objetivos principales, ya que es precisamente esto lo que hace que su labor sea tan efectiva.

Entre las marcas y los influencers existen transacciones que pueden ser materiales o monetarias, pero, a diferencia de las celebridades, el influencer se caracteriza por publicitar productos o servicios que haya usado, comprobado su efectividad y con los cuales se sienta identificado. Las redes sociales han permitido y han potenciado esta revolución digital, gracias a estas los influencers han encontrado mella para cambiar la manera de hacer publicidad.

El consumidor más deseado

Facebook es la quinta empresa de mayor valor en el mercado a nivel mundial, y alberga la información de más de 2,000,000,000 usuarios (aproximadamente una cuarta parte de la población mundial), por otro lado, Instagram posee una media de 700,000,000 cuentas registradas. Los usuarios de estas redes somos el público más deseado por las marcas, las cuales quieren alcanzarnos y están dispuestas a hacerlo de la manera en que a nosotros nos guste más.

La data contenida en nuestras redes revela que compramos, que nos interesa, que parte del mundo habitamos, que causas nos enternecen, nuestra edad, la música que escuchamos y por supuesto, cuales influencers causan un mayor impacto en nosotros. Estadísticamente un posteo hecho por un influencer acapara nuestra atención por un aproximado de dos minutos, mientras que un posteo hecho por una marca solo nos retiene por aproximadamente 19 segundos, un influencer ocupa 7 veces más nuestro tiempo que una marca, todo gracias a que los seguimos porque nos identificamos con ellos, confiamos en sus criterios y opiniones, percibimos los productos que utilizan más como una recomendación basada en una experiencia previa que como una venta.

Sin duda esta es una tendencia que va en aumento, y que llegó para quedarse. Ya no es solo una tendencia experimental, sino una herramienta estratégica en las campañas de marketing y publicidad de las empresas.  Las marcas que aún no se han subido en el tren de los influencers, posiblemente se vean obligadas a subirse en una de las próximas estaciones.

¿Y tu, has aplicado una estrategia con influencers a tu marca? ¿Consideras que vale la pena el retorno sobre la inversión?

-C.V.G.P

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *