Nuestra manía en el desbloqueo de celulares

Cada época tiene sus manías. Hay, incluso, estudiosos que le han dedicado libros enteros al fenómeno. Según su pensar, la historia del hombre puede ser la historia de sus patologías, es decir, sus extrañas maneras de comportarse o censurar ese comportamiento. Autores como el famoso Michel Foucault, en sus Historia de la sexualidad, así lo comparten y afirman. ¿Cuál sería la manía de esta generación? ¡Pues el constante desbloqueo de celulares Smartphones apenas lo tenemos en la mano! Entérate mucho más acá.

Los datos

 

Es nada más y nada menos que la gigante Apple la empresa que ha realizado el estudio de cuántas veces accionamos al día el desbloqueo de celulares. La cifra promedio es sorprendente: 80 veces al día.

¿Podemos creerlo? Pese a que Apple tomó los datos de los usuarios que usan sus servicios, la cifra también nos da una idea de este comportamiento en productos de otras compañías.

No es que la compañía haya hurgado en la privacidad de sus clientes para conocer esto –ya conocemos las directrices de la compañía de la manzana mordida en este campo-, sino que lo ha hecho mediante el envío anónimo que aceptan hacer los usuarios cuando registramos nuestros teléfonos en la plataforma Apple. Todo legal, como le gusta a la compañía.

 

El desbloqueo de celulares: ¿manía o exageración?

 

Tal vez sería muy exagerado afirmar que estamos ante una patología del Siglo XXI, pero, igualmente, no deja de ser un hecho que llama muchísimo la atención.

Y es que mucha tinta ha corrido sobre los problemas que ocasionan los Smartphones a nuestro comportamiento. Revisar tonterías cuando vamos al volante, no atender a lo que nos dicen otras personas por revisar lo que nos dicen otras personas (¡a veces la misma!) por las redes sociales, son algunas efectos de la capacidad hipnótica de estos aparatos. Ahora el desbloqueo de celulares se agrega a la lista.

 

En contra

 

No son pocas las personas que se han declarado en contra de esta tecnología, sin duda la más presente en nuestro siglo.

Algunas lo hacen con amabilidad (todos tenemos un amigo que nos dice que le prestemos atención a él y no al teléfono). Pero otros prefieren ser un tanto más radicales y por eso nos encontramos con cafeterías, plazas o bares que esgrimen no poseer Wi-fi para que las personas hablen más entre ellas. ¡Y ya en Alemania hay avisos que le recuerdan a los peatones y automóviles que están usando el celular!

¿Qué hace que revisemos tantas veces al teléfono en un día, incluso para no ver nada? ¿Nos ayuda a relajarnos o todo lo contrario? Yo, al redactar esta nota, ya lo he revisado al menos 10 veces.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *